Dos alas de un mismo pájaro: PLD y Fuerza del pueblo

Wenzel Musset Lorenzo

QUE POLITICA, OPINION.- La política es como un teatro, actores representando emotivas historias en vivo, donde al terminar la obra, mientras baja el telón, unos reciben aplausos, otros tomatazos y algunas veces hasta cacerolazos. Dentro del teatro de la oposición política dominicana, quiero traer el conflicto de dos hermanos políticos, una disputa comparable a la de Caín y Abel o la de Rómulo y Remo. Cómo en todo conflicto fraternal aunque estos hermanos compartan el mismo origen y la misma sangre, se niegan entre sí ante los demás, me refiero al PLD y a su hermano tardío, Fuerza del Pueblo.

¿Cómo empezó el problema entre estos dos hermanos?

Cómo todo conflicto entre hermanos tanto en la literatura, el cine o la vida real, empieza con pequeños conflictos que van escalando hasta llegar a una situación insostenible y esta no fue la excepción. El PLD que llevaba una racha invicta de elecciones ganadas desde el 2004 hasta el 2020, sólo ha tenido dos figuras a la cabeza, Leonel Fernández que le otorgo su primera victoria al partido en el 1996 y Danilo Medina Sánchez, qué gobernó desde la salida de Leonel en el 2012 hasta el 2020.

$ads={1}

Todo parecía estar bien entre estos dos personajes de la política nacional hasta el 2015, donde empezaron los rumores de conflictos internos, campañas de descrédito iniciadas desde adentro y se confirmó con las protestas de Leonel Fernández en el 2019 como respuesta a los intentos de modificación de la constitución para una tercera reelección por parte de Danilo Medina, lo qué no llego ni siquiera a un intento ya qué fue un total fracaso.

La escalada llegó al punto máximo con las primarias abiertas del PLD para elegir su candidato presidencial para el 2020, con un sistema de voto electoral y de primarias abiertas. Resultó en una humillante derrota para Leonel por un candidato, cómo decirlo, intelectualmente incapaz. Luego de eso vinieron las burlas, las acusaciones de fraude, las manifestaciones, las alocuciones y finalmente, el anuncio de una separación luego de 40 años de militancia, lo que llevo a Leonel a crear la Fuerza del pueblo formalmente el 17 de octubre del 2019.

$ads={2}

Habiendo aclarado el inicio de estos conflictos pasemos a repasar las grandes batallas y lo qué tienen en común estos dos hermanos.

No fue el ritmo, ni el algoritmo y tampoco el método del ritmo

Las elecciones del 2020 fueron el termómetro para dar la respuesta final a la discusión de si fue producto de un algoritmo por hackers extranjeros o de una campaña con cantidades extremas de dinero pero limpia por así decirlo, la razón por la cual el expresidente Leonel Fernández perdió las primarias abiertas del PLD, pero los resultados finales aclararon toda duda ante la opinión pública, dejando a los partidos perdedores un 37% para el PLD y un 8,8% para la fuerza del pueblo, siendo los porcentajes en cantidad de voto.

Durmiendo con la oposición

Sin duda una de las estocadas más grandes para Leonel Fernández vino de su esposa y la exprimera dama y vicepresidenta, Margarita Cedeño de Fernández, al quedarse dentro del PLD cómo candidata junto a Gonzalo castillo, la persona que lo venció en las primarias abiertas y el partido que tanto lo había humillado según su parecer.

El éxodo y la segunda mayoría

Estas pueden parecer dos batallas distintas pero la segunda fue consecuencia de la primera, durante y posteriormente las elecciones se produjo una especie de éxodo desde el PLD hacia Fuerza del Pueblo, haciendo al PLD perder senadores en el Congreso y que partieran hacia Fuerza del pueblo, respectivamente.

Esto produjo una discusión entre ambos partidos sobre quién debería ser la segunda mayoría en el Senado y pertenecer al selecto grupo del Consejo Nacional de la Magistratura. PLD afirmó que la cantidad de votos le daba ese derecho y la Fuerza del Pueblo decía que la cantidad de senadores actuales y el procedimiento aplicado en años anteriores era la razón para tener ese lugar en el consejo. El Senado tuvo la última palabra, dándole a la Fuerza del Pueblo el asiento según el procedimiento y la ley vigente.

Hablaron los números

Una de las condiciones para conseguir mayores tajadas del dinero qué entrega la Junta Central Electoral a cada partido por ley y los lugares en las boletas de futuras elecciones es el porcentaje obtenido en cantidad de votos y resultado de la elecciones, la Fuerza del Pueblo esperaba ser parte de la categoría de partido mayoritario, su esperanza se esfumo, la Junta Central Electoral se pronunció pero esta vez no a su favor, dándole la categoría de partido minoritario con un 4,54 % de 5 necesario, siendo el PLD y el PRM los únicos partidos mayoritarios del país. Aunque esa fue la última estocada hasta el momento, es claro qué el conflicto apenas comienza y habrá más contiendas en este teatro político.

¿Son diferentes estos hermanos?

Fuerza del Pueblo y el PLD son dos caras de la misma moneda. Cambio de logo, nombre y color, pero en esencia son lo mismo tienen las mismas personas que gobernaron por16 sólo qué una parte de ellos reclama haberse cambiado de bando porque su partido se alejó de las enseñanzas de Bosch, las cuales desconocen pero quieren darle cierto aire de legitimidad y honor a su salida, sus líderes son los mismos.

Lo único que cambia es su posición de ventaja en el tiempo, uno actúa cómo partido bisagra y oposición”light” (por no decir nula) del gobierno, el otro está destrozado ante la opinión pública y con procesos en la justicia. Lo que cambia una organización de hombres y mujeres bajo una misma ideología bajo con el propósito de beneficiar al pueblo (la definición de Bosch de partido, esta si fue una de sus enseñanzas), no son los colores, los nombres o su posición en el tiempo, es el cambio en su esencia, es decir el cambio de los hombres y las mujeres que lo componen.

Ahí fallan estos dos hermanos, un éxodo no es un cambio e imponerse dentro de un partido sin dar paso a nuevas generaciones mucho menos. Sólo apartando las figuras qué manejan ambas organizaciones por nuevos, honestos y dignos representantes de aires de un cambio generacional, producen las transformaciones en los países y los partidos.


Por Wenzel Musset Lorenzo

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente